Consultorio de Seguimiento de Alto Riesgo

Consultorio de Seguimiento de Alto Riesgo

El consultorio de seguimiento de alto riesgo es una herramienta novedosa que se inició hace relativamente poco tiempo en centros de alta complejidad para evaluar la población de recién nacidos que presentaron alguna injuria o daño al nacer o aquellos que por características particulares tienen más riesgo de presentar alguna anomalía del desarrollo (Ej. prematuros).

Clínica Regional del Sud es la única institución de salud del sector privado que cuenta con este servicio, más precisamente en CRS Banda Norte, a cargo de la Dra. María Lara Avalos.

¿Quiénes forman el equipo de seguimiento?

Según nos cuenta la Dra. Avalos: “este tipo de seguimiento de alto riesgo involucra un montón de otras especialidades. Trabajamos con neumonólogos, neurólogos, la estimulación temprana, el oculista, el otorrinolaringólogo, en fin, es un trabajo multidisciplinario”. De esta manera el trabajo en equipo reduce tiempo para el paciente y permite el abordaje integral de esta población de pacientes evaluando diferentes aspectos del desarrollo y crecimiento y si fuera necesario, decidir en conjunto las medidas terapéuticas que se adoptarán.

¿Qué pacientes ingresan al programa de seguimiento?

La Dra. Avalos nos aclara: “dentro de los neonatos tenemos los que tienen de 37 semanas a 40 semanas, se les dice recién nacidos al termino; antes de las 37 semanas son recién nacidos pre-termino o prematuros; y después de las 41 semanas son post-termino. Los pacientes que nacen sin ningún tipo de problemas los va siguiendo el pediatra normalmente. El neonatólogo, que hace el consultorio de alto riesgo trabaja con los pacientes que después de haber nacido tienen algún problema. Eso abarca los prematuros, con todos los problemas que tienen de dificultad para respirar, algún problema ocular, auditivo o algún problema neurológico; y también los que han nacido a término pero con algún tipo de déficit auditivo, visual, neurológico o han tenido alguna infección intrauterina que también después hay que seguirlo”.

   

¿Hasta cuándo se evalúa el paciente?

Es muy importante prevenir el daño, es por ello que las evaluaciones varían según la patología del paciente. En prematuros, por ejemplo, la Dra. Avalos nos cuenta: “nosotros evaluamos la edad con la que nace pero a su vez, para los distintos parámetros, hay que hacer lo que es la edad corregida, entonces debemos manejar dos edades, la cronológica, que es desde que nació (salió del útero) y la edad corregida, de esta manera se utilizan parámetros de crecimiento totalmente distintos en los prematuros”.

Es nuestro interés poder ayudar a las familias con bebes de “riesgo” o “especiales” permitiendo una mirada más amplia y multidisciplinaria de manera de detectar tempranamente el daño o déficit especifico, implementar planes de intervención oportuna y tratamiento y/o rehabilitación adecuados permitiendo alcanzar grandes mejoras en la calidad de vida y el máximo desarrollo de sus potencialidades.