Densitometría ósea

Densitometría ósea

UNA TÉCNICA AVANZADA AL SERVICIO DE LA MEDICINA PREVENTIVA, EL DIAGNÓSTICO PRECOZ Y EL ESTUDIO DE LA OSTEOPOROSIS

Introducción

La prevención es, hoy en día, una preocupación vital dentro de las prioridades en Salud. Conocida como problema mundial, la Osteoporosis afecta a parte importante de la población, considerando el envejecimiento progresivo de ésta, en países desarrollados y en vías de desarrollo.

Según diferentes análisis estadísticos una de cada 4 mujeres mayores de 60 años puede presentar una fractura, lo que se eleva al 50% cercano a los 75 – 80 años. Ya a los 50 años de edad el promedio de mujeres habrá perdido un 10% de su masa ósea, lo cual aumenta al doble su probabilidad teórica de fracturas.

Método Diagnóstico

Actualmente se cuenta con la posibilidad cierta del diagnóstico precoz de la Osteoporosis, empleándose la Densitometría Osea, con medición de la Densidad Mineral Osea (DMO) en columna lumbar y de caderas, que son las zonas más sensibles y que mejor evidencian sus variaciones, sean estas las propias de la edad o post terapia, dado que son regiones con alta concentración de hueso de tipo trabecular, que se afecta mucho antes que el hueso cortical.

Se emplea para ello los equipos tipo DEXA, de doble haz de rayos X (Dual X ray absorciometry). Es posible además con algunos equipos más completos, realizar estudios de cuerpo entero, que especialmente se realizan en población Pediátrica o en adultos, en los cuales desea evaluarse la DMO y/o complementariamente la Composición Corporal, definiendo porcentaje de tejido graso, para evaluación nutricional.

Modernos equipos DEXA de 4ª generación hoy en día, son capaces de realizar el examen completo en menos de 10 minutos versus prácticamente 30 minutos de equipos más antiguos. Muestran imagen radiológica, no en colores, lo cual permite una mejor visualización de las vértebras, incluyen además en los equipos nuevos, método de scan inteligente, que es capaz de reconocer los bordes óseos y realizar medición de ambos fémures, sin necesidad de reposicionar al paciente, con menor radiación, con capacidad de telemedicina y conexión directa a Internet, con lo cual el médico puede recibir por e-mail el resultado de examen de sus pacientes o informarse a distancia.

En resumen, hasta ahora para un buen control y adecuado seguimiento de los pacientes, está claramente establecido que los equipos tradicionales para medición, tipo DEXA, siguen siendo los más importantes y de alta confiabilidad para diagnóstico y seguimiento de pacientes, validados a nivel mundial.

Resultado del Estudio

En cuanto al informe del estudio, desde el año 1994 la O.M.S., unificó los criterios de informes, definiendo los parámetros de DMO en Normal ( +/- 1 d.s.), Osteopenia ( -1 a –2,5 d.s.), la cual puede subdividirse en leve, moderada y avanzada, según caída cada 0,5 d.s. y Osteoporosis (mas bajo que -2,5 d.s.), considerando los valores observados en relación con la población joven de referencia (T-score) , más que la comparación con la población de su misma edad ( Z-score).

Controles

En general se recomienda que al menos el primer control de Densitometría Osea debe realizarse alrededor de los 40 a 45 años para todas las mujeres y los 55 a 60 años para los hombres. Es conveniente realizar controles más tempranos, especialmente en mujeres que tengan factores de riesgo asociados, con tal de detectar rápidamente disminución de la masa ósea e iniciar precozmente alguna terapia que permita preparar mejor a la paciente para su estado post menopausia, ya que de esta manera se puede tener un mejor parámetro de proyección futura según las curvas de evolución de la DMO que caen significativamente posterior a los 45 años de edad.

El control de hombres es menos frecuente dado por variables tan simples como falta de conciencia u olvido que la Osteoporosis puede estar presente en ambos sexos. Los controles sucesivos en hombres al igual pueden ser más espaciados.

Indicaciones

El decálogo de las indicaciones más frecuentes para realizarse una Densitometría Osea incluye:

  1. Mujeres mayores de 45 y hombres mayores de 55 años.
  2. Menopausia temprana.
  3. Antecedentes familiares de Osteoporosis.
  4. Uso prolongado de Corticoides.
  5. Osteopenia a la Radiología.
  6. Enfermedades Tiroideas o Paratiroideas.
  7. Hábito tabáquico y/o baja ingesta de calcio.
  8. Talla baja y mal nutrición.
  9. Fractura por traumatismo menor.
  10. Patologías como Insuficiencia Renal o Hepática Crónica.
  11. Niños con alteraciones óseas metabólicas, desnutridos.

Seguimiento

En general, el seguimiento con Densitometría Ósea deberá realizarse en lapso no mayor de 1 año en caso de pacientes en las cuales se detecta Osteoporosis, para monitorizar respuesta a tratamiento, pudiendo considerarse en algunos pacientes controles ya a los 6 a 8 meses post terapia.

En caso de diagnóstico de Osteopenia, los controles se realizarán en lapso no mayor de 1 año, en los niveles moderado o avanzado y no mayor a 2 años en los casos iniciales. Controles en lapso no mayor de 3 años se plantea para pacientes con estudio inicial dentro de límites normales.

No es recomendable controles en un mayor lapso de tiempo, dada la presencia de pacientes perdedores rápidos de calcio, especialmente, si no se tiene un control previo evolutivo con Densitometría que la descarte. Según otros antecedentes clínicos presentes, estos tiempos para control de pacientes pueden disminuirse o eventualmente aumentarse.

La densitometría ósea es útil para:

  • Diagnosticar osteoporosis/osteopenia (según criterios de la Organización Mundial de la Salud).
  • Seguir la respuesta de la terapéutica instituida.
  • Medir el riesgo de fractura.
  • Evaluar la repercusión de diferentes enfermedades sobre la masa ósea.

Adquisiciones disponibles:

Raquis lumbar anteroposterior y lateral.

Raquis lumbar anteroposterior pediátrico.

Fémur proximal o cadera derecha o izquierda.

Antebrazo (radio) derecho o izquierdo.

Cadera protésica derecha o izquierda.

Morfometría vertebral (valoración o medición de las fracturas vertebrales).