Reeducación Postural Global, un tratamiento de importancia

Reeducación Postural Global, un tratamiento de importancia

Con el paso del tiempo y el tipo de vida que en muchas ocasiones se lleva, se van acumulando tensiones, perdiendo elasticidad, y las personas se van deformando y encogiendo. Esto se agrava en el caso de que exista algún factor añadido, como por ejemplo, la presencia de una enfermedad o accidente.

Es así que la Licenciada Natalia Zuliani del Servicio de Kinesiología, afirma que con el tratamiento de técnicas de Reeducación Postural Global (RPG) el paciente participa en su propia recuperación, guiado en todo momento por el terapeuta. El cuidado de las articulaciones, la atención constante a la respiración y el trabajo respetuoso de la musculatura, hacen dela RPGun maravilloso método de fisioterapia.

Se trata de un método suave, progresivo y activo, que puede ser aplicado en cualquier edad, respetando las posibilidades de cada persona. El tratamiento de RPG consiste en la realización de una serie de ejercicios de estiramiento global, que van evolucionando desde una posición inicial, casi sin tensión, hacia una posición final de progresivo estiramiento. Esa posición final dependerá de cada persona.

A estos ejercicios progresivos se los llaman posturas y son realizadas por el paciente de forma activa, guiado y corregido en todo momento por el terapeuta. De esta manera, durante el tratamiento de RPG, el fisioterapeuta utiliza como única herramienta la terapia manual, elongando los tejidos, reduciendo las tensiones, cuidando las articulaciones, eliminando las molestias y modelando el cuerpo del paciente.

Las patologías que se tratan con las técnicas de corrección postural son escoliosis; hiperlordosis; hipercifosis; rectificaciones o inversiones de curvas; también escápulas aladas; rodillas en valgo o en varo o en recurvatum;  cervicalgia; tortícolis; neuralgia cérvico-braquial; dorsalgia; lumbalgia, aguda y crónica; ciáticas; alteraciones sacro-ilíacas; protusión discal; hernias discales; espondilolistesis; artrosis; adormecimiento y hormigueos en las manos; cefaleas; jaquecas; vértigos; desequilibrio de la musculatura ocular;  patología en periné, es decir, incontinencia; entre otras.

La licenciada cuenta que el tratamiento se realiza en sesión individual y tiene una duración aproximada de una hora. Se trata de una sesión por semana, o dos en casos agudos. Hay que destacar que desde las primeras sesiones se observa una mejoría.