El Sexting, una preocupación más para los padres

El Sexting, una preocupación más para los padres

Se trata de una práctica que actualmente es frecuente en jóvenes y adolescentes, y que puede conllevar ciertos riesgos.

El Doctor Marcelo La Falce, Especialista en Sexología y Educación Sexual, dijo que quién se especializa en esto o se prepara conscientemente para dictar educación sexual en diferentes ámbitos educativos, debe estar siempre alerta a los cambios que la sociedad va generando.

Si bien hay conceptos que perduran en la educación sexual formal, existen a nivel social comportamientos dinámicos que se deben observar, investigar y en la medida de lo posible orientar, para evitar caer en conflictos personales que lesionen en un futuro la sexualidad de las personas.

Doctor Marcelo La Falce, Especialista en Sexología y Educación SexualEn este caso, me refiero a lo que desde hace unos años, con la aparición de las redes sociales como el Facebook o teléfonos móviles, se ha dado en llamar sexting o sexteo. Se trata de una conjugación de las palabras sexo y texto, la cual se refiere al envío de contenidos eróticos o pornográficos por medios de los celulares. Esto comenzó haciendo referencia al envío de mensajes de naturaleza sexual. Es una práctica muy común entre jóvenes y cada vez más entre adolescentes. Por otra parte, no sostiene ninguna relación y no se debe confundir cuando se mandan vídeos de índole pornográfico con el término ´Sexting´”, explicó.

El Doctor agregó que hoy también se puede ver frecuentemente en el difundido Facebook, que jovencitas adolescentes exponen con candidez su propio cuerpo “orgullosas” de sus cambios físicos, para que sus amigos las vean. Uno de los causales de esta “necesidad” de mostrarse eróticamente es la tendencia que impulsa, muchas veces, la publicidad, que ve en la juventud un gran mercado de compra y consumo, poniéndolos en situación de adultos erotizados. Otros factores que son fomentados por los adultos son los desfiles y concursos de belleza a temprana edad. En este sentido La Falce citó a la Doctora y colega Gloria Jure quien dijo en una nota de un diario local que “vemos las niñas vestidas como grandes, la ropa hecha para mostrar o favorecer determinadas partes del cuerpo y movimientos que en realidad no son propios de la infancia”. Parte de culpa también es de los mayores, “como adulto no puedo pretender que una criatura que tiene el cuerpo y una psicología infantil, pueda resolver una carga de energía que yo le estoy dando, porque lo estoy erotizando, no es algo natural”.

 

Tecnología y sexting

Respecto a la tecnología actual que utilizan los menores, el Doctor mencionó a una experta española, AraizZaldegui, quien sostiene que es erróneo que los adolescentes dominen tanto las nuevas tecnologías y que necesiten que se le ayude a usar estas herramientas. Dice que los estudiantes deben aprender a defender la privacidad, personal y de otros; que los datos personales no se pueden compartir con cualquiera, ya que las redes sociales son como el mundo real, en este aspecto. Finalmente, el problema no está en los aparatos ni en cómo hacerlos funcionar, sino en la calidad y en el propósito de su uso.

Asimismo, en el aspecto sociológico, el sexting es consecuencia de los avances tecnológicos que facilitan nuevas formas de interacción social. A lo largo de la historia de los sistemas de comunicación, siempre se han intercambiado mensajes con contenido sexual. No obstante, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTCI) permiten el intercambio mediante imágenes y vídeos, los cuales son intrínsecamente más explícitos y tienen un mayor impacto. El peligro novedoso del sexting es que ese material puede ser difundido de manera muy fácil y amplia, de manera que el remitente inicial pierde totalmente el control sobre la difusión de dichos contenidos.

 

Datos a tener en cuenta

Las primeras referencias al sexting datan del año 2005 en la revista SundayTelegraph, y desdeentonces se ha constatado su existencia en diversos lugares del mundo, con mayor incidencia inicial en los países anglosajones como Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos y Reino Unido. Una encuesta realizada en el 2008 dentro de la campaña estadounidense para la prevención del embarazo entre adolescentes, y CosmoGirl.com, reveló la rápida extensión de este y otros comportamientos similares online entre este grupo etario. El 22% de las chicas encuestadas, y el 11% de las que tenían entre trece y dieciséis años, afirmaron haber enviado o publicado electrónicamentefotos de sí mismas desnudas o semidesnudas. El 33% de los chicos y el 25% de las chicas dijeron que les habían mostrado ese tipo de imágenes privadas.

De acuerdo con esta encuesta, los mensajes sexuales eran más comunes que las imágenes, con un 39% de los chicos que los habían enviado, o publicado en Internet, y el 50% que los había recibido. Aunque la validez estadística de la misma ha sido puesta en entredicho por haber partido deuna muestra autoseleccionada, otras recientes arrojan cifras similares.

En enero del 2009, una encuesta entre mil doscientos adolescentes mostraba que uno de cada cinco había enviado fotos de sí mismos con desnudos explícitos. En otra realizada en abril del mismo año entre seiscientos cincuenta y cinco chicos estadounidenses, se observó que el 19% habían enviado, recibido o reenviado fotos con desnudos o semidesnudos sexualmente sugerentes, por medio de mensajes de celular o mediante correo electrónico. El 60% de ellos los habían mandado a su novio o novia, pero el 11% afirmó haberlo hecho a personas que ni siquiera conocían. El 80% de quienes practican sexting, según esta encuesta, es menor de 18 años.

 

Consecuencias que trae aparejada esta “práctica tecnológica”

Se ha señalado a esta práctica como causante de ciertas consecuencias imprevistas y graves. Ha sido advertida como una actividad que puede exponer a los menores de edad al grooming y al ciberacoso, o cyberbullying, como medio de presión y ridiculización contra la persona fotografiada. Se ha relacionado con situaciones tan embarazosas, tras haberse pasado fotos a terceros, que han conducido al suicidio del remitente original.

En este sentido, el Doctor manifestó que hay diferentes términos relacionados con el sexting. Uno de ellos es el de la pornografía infantil que, definida por las Naciones Unidas, significa cualquier representación, por cualquier medio que fuera, de un niño o niña involucrado en actividades sexuales explícitas reales o simuladas, o de partes sexuales con propósitos primordialmente sexuales.

El ciberacoso es otro de los términos vinculados, entendido como un nuevo concepto que se vale de medios electrónicos; esta acción se define como acoso entre iguales, en el entorno de las nuevas tecnologías de la información y puede incluir chantaje, vejaciones, insultos; se trata de una situación en la que víctima y acosador son niños, compañeros de colegio o instituto, en definitiva, personas a las que tratan habitualmente. Paralelo a este último, surge una nueva situación que puede implicar un riesgo para la seguridad e integridad de los menores. Se trata del Grooming, esto es un acoso ejercido por un adulto e implica acciones realizadas deliberadamente para establecer una relación y un control emocional, con el fin de preparar el terreno para el abuso sexual del menor. Se podría decir que son situaciones de acoso con un contenido sexual implícito o explícito. Como conclusión, la diferencia fundamental entre ambos casos es que en el ciberacoso es entre iguales, mientras que en el grooming el acosador es un adulto y existe una intención sexual.

“En ambos no se trata de nuevos delitos, sino de antiguas formas de abuso, adaptadas al nuevo entorno tecnológico. A pesar que estas situaciones comienzan en la red, con frecuencia suelen trascender al mundo físico, derivando en transgresiones, tales como el tráfico de pornografía infantil o el abuso físico a menores.El grooming y el ciberacoso son dos riesgos importantes para los menores en internet, por lo que es vital que tanto estos como sus padres o tutores dispongan de la información necesaria para actuar ante tales situaciones”, señaló.

 

Referencias:
«Kids face porn charges over ‘sexting’». National Nine News. 2009.
Sociologist: Few teens ‘sexting’». UPI – 2009.
«Teen Online & Wireless Safety Survey. Cyberbullying, Sexting, and Parental Controls». Harris Interactive for Cox Communications – 2009.
Wikipedia

Fuente: La Revista de la Clínica Regional del Sud S.A. Año 5, Número 46. Agosto 2013.