Día Nacional del Donante Voluntario de Médula Ósea

Día Nacional del Donante Voluntario de Médula Ósea

Desde 2003, cada 1º de abril, se celebra el Día Nacional del Donante Voluntario de Médula Ósea.

En esa fecha, por ley 23.592, se creó el Registro Nacional de Células Progenitoras Hematopoyéticas, CPH, base de datos nacional de donantes voluntarios de médula ósea.
Este día se estableció con el fin de difundir la importancia de la donación voluntaria de CPH, con las que actualmente se tratan diversas enfermedades hematológicas como leucemia, anemia aplástica severa, linfoma y problemas metabólicos e inmunológicos.
¿Cuanto sabe Usted sobre la donación de médula ósea?

¿Qué es el Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas?

Registro que funciona dentro del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai), creado por la Ley 25.392, cuya actividad sustancial es la incorporación de donantes voluntarios de CPH para ser utilizadas en trasplante. Sus objetivos principales son:

  • Conformar una base de datos de donantes tipificados en su HLA, unida a la Red Internacional Bone Marrow Donors Worldwide (BMDW).
  • Organizar las búsquedas de donantes para pacientes con indicación de trasplante de CPH que lo requieran.
  • Coordinar el proceso de procuración y traslado de células para trasplante.

¿Qué son las Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH)?

Las CPH son células madres encargadas de producir:

  • glóbulos rojos, que transportan el oxígeno a los tejidos;
  • glóbulos blancos, que combaten las infecciones en el organismo y se ocupan de la vigilancia inmunológica;
  • y plaquetas, que participan del proceso de coagulación de la sangre.

¿Quién necesita un trasplante de CPH?

Cada año a cientos de personas se les diagnostican enfermedades hematológicas como leucemia, anemia aplástica, linfoma, mieloma, errores metabólicos o déficit inmunológicos.

Estas enfermedades pueden ser tratadas con un trasplante de CPH, conocido popularmente como trasplante de médula ósea.

Para efectuar el trasplante de CPH, en una primera etapa, al paciente se le destruyen las células enfermas mediante tratamientos que combinan quimioterapia y/o radioterapia.

A continuación, se infunden al paciente las células extraídas del donante.

Finalmente, éstas reemplazarán a las células madres enfermas y comenzarán a producir células sanguíneas propias en un plazo relativamente corto.

¿Quiénes pueden ser donantes de CPH?

Toda persona de entre 18 y 55 años de edad, en buen estado de salud, con un peso mínimo de 50 kg. y en condiciones de donar sangre (comunicarse con el centro de donantes y consultar los requisitos para hacer la donación).

El donante no debe poseer antecedentes de enfermedades cardíacas, hepáticas o infectocontagiosas.

Ver la nota completa

Fuente: INCUCAI