Apnea del Sueño

Apnea del Sueño

Podría decirse que roncar durante el descanso es algo bastante habitual. Se calcula que entre el 20% de los hombres y 10% de las mujeres en el mundo ronca durante su descanso.
Cuando el ronquido es simple y no presenta obstrucción respiratoria, no molesta a quien lo provoca ni a sus acompañantes, seguramente no pasará de ser sólo una anécdota.
Sin embargo, antes este tipo de episodios, es conveniente consultar al otorrinolaringolo para descartar otras patologías.

¿Que es la Apnea del Sueño?

La apnea del sueño es un trastorno común en el que la persona que lo sufre hace una o más pausas en la respiración o tiene respiraciones superficiales durante el sueño.
Las pausas pueden durar entre unos pocos segundos y varios minutos. A menudo ocurren entre 30 veces o más por hora. Por lo general, la respiración vuelve a la normalidad, a veces con un ronquido fuerte o con un sonido parecido al que una persona hace cuando se atraganta.
Casi siempre la apnea del sueño es un problema crónico (constante) de salud que altera el sueño. La persona pasa de un sueño profundo a un sueño liviano cuando hay una pausa en la respiración o cuando la respiración se vuelve superficial.
Por esta razón, el sueño es de mala calidad y se siente cansancio durante el día. La apnea del sueño es una de las principales razones por las cuales una persona puede sentir mucho sueño durante el día.

La mayoría de las personas que sufren apnea del sueño no saben que la tienen porque solo ocurre durante el sueño. El primero en notar los signos de la apnea del sueño puede ser un familiar o quien duerme en la misma cama con la persona afectada.
El tipo más común de apnea del sueño es la apnea obstructiva del sueño. En ella las vías respiratorias se estrechan o bloquean durante el sueño. Esto causa respiración superficial o pausas en la respiración.
Cuando la persona trata de respirar, el aire que logra pasar por la parte obstruida puede causar ronquidos fuertes.
Este tipo de apnea es más frecuente en personas con sobrepeso, pero puede afectar a cualquiera.

Consecuencias

Las personas que padecen de apneas del sueño pueden tener:
– Presión arterial alta o hipertensión
– Infarto de miocardio o enfermedad coronaria
– Accidente cerebrovascular tales como hemiplejia
– Arritmias cardíacas
– Muerte súbita
– Accidentes de tránsito (se duermen al volante)
– En niños puede haber: trastornos de conducta y aprendizaje, retardo de crecimiento, insuficiencia cardíaca derecha, déficit de atención.

La apnea del sueño no suele resolverse por sí sola, pero sí que puede tratarse.
Existen diferentes opciones terapéuticas, que el médico debe seleccionar según la gravedad del cuadro. De esta forma, en algunas ocasiones pueden indicarse simplemente medidas de autocuidado, como perder peso o dormir en determinadas posturas. Sin embargo,muchos de los pacientes con apnea del sueño moderada o grave, pueden necesitar el empleo de una mascarilla nasal de presión positiva continua en las vías respiratorias.
En algunas ocasiones es necesaria la cirugía.

Fuente: hospitalaleman.org.ar y  nhlbi.nih.gov