Trastornos alimenticios: Bulimia

Trastornos alimenticios: Bulimia

De acuerdo al Ministerio de Salud de La Nación, la bulimia es un trastorno alimenticio que se caracteriza por la necesidad de comer grandes cantidades de comida en tiempos muy cortos (atracón) para, luego, vomitar y eliminar el exceso. A esta conducta le siguen períodos de poca ingesta o períodos de ayuno hasta que se vuelve a cometer otro atracón. Cada atracón, es acompañado por un sentimiento de culpa que debe compensarse con vómitos o la ingesta de laxantes o diuréticos.

La persona con bulimia está obsesionada por su apariencia física y con la necesidad de adelgazar. Sufre a su vez una distorsión de su propia imagen viéndose con más peso del real y no es consciente del riesgo que acarrean estas conductas destructivas.

El número de niños y niñas que padecen este problema va en aumento. Este tipo de enfermedad solía llevarse a cabo en la adolescencia, pero desde hace unos años, la edad de aparición de la bulimia ha decrecido a niños más pequeños.

Existen diferentes causas que pueden desencadenar un trastorno de la alimentación como la bulimia:

  • Rechazo social a las personas que padecen obesidad.
  • Problemas afectivos.
  • Comentarios desfavorables sobre el peso de la niña o niño, que pueden derivar en una baja autoestima.
  • Querer parecerse a personas famosas o personajes de moda.
  • Obesidad previa.
  • Abuso sexual.

Para los niños, tener el cuerpo delgado podría significar aceptación en todo sentido, tanto social, escolar y hasta familiar.

Estas alteraciones se desencadenan al mismo tiempo del periodo de la pre pubertad propiamente dicha, en la cual se produce una transformación física, emocional y psíquica. En esta etapa los niños y niñas se ven más vulnerables sobre todo porque ven cosas que no entienden y por miedo no preguntan y creen que eso está bien

La familia debe prestar atención ante síntomas o signos relacionados con los cambios de hábitos alimenticios, sociales, escolares o familiares, que generen sospechas de la aparición de un trastorno de la alimentación como lo es la bulimia en los más pequeños.

El tratamiento de la bulimia infantil, debe encararse con la utilización de técnicas terapéuticas que abarquen diferentes áreas: emocional, familiar, grupal, social y física. En estos casos la contención familiar es sumamente importante.

El Ministerio de Salud de La Nación, recomienda estar alerta a las siguientes señales

– Uso excesivo (e indebido) de substancias para adelgazar, diuréticos o laxantes.
– Ir repetidamente al baño.
– Hacer actividad física en exceso.

En el cuerpo:
– Hinchazón de la zona de la mandíbula.
– Marcas en los nudillos de las manos (de meterse los dedos para inducir el vómito).
– Dientes manchados (el esmalte se daña por el ácido del estómago).

Fuentes consultadas: Ministerio de Salud de La Nación – Neuropedagogía – Educación Infantil