Día Mundial del Alzheimer

Día Mundial del Alzheimer

Por Lic. Julieta Seffino Albarenque. Mat. 3805 Psicóloga. Master en Neuropsicología

 

¿QUE ES LA DEMENCIA TIPO ALZHEIMER?

Fue descripta por primera vez por el Dr. Alois Alzheimer en 1907(neurólogo alemán). La enfermedad de Alzheimer es la demencia más frecuente (es el diagnóstico entre el 50 y 70% de los pacientes con demencias). Es una enfermedad física que afecta al cerebro.

Durante el desarrollo de la enfermedad se producen una serie de cambios en ciertas zonas del mismo, hay una acumulación anormal de proteína beta-amiloide que se concentra en regiones hipocámpicas, en áreas asociativas posteriores y asociativas frontales. Esto provoca el desarrollo de placas y ovillos cerebrales que conducen a muerte neuronal. Más la carencia de sustancias químicas que transmiten mensajes en el cerebro.

La enfermedad de Alzheimer (EA), es un tipo de Demencia Neurodegenerativa, adquirida y progresiva, caracterizada por un deterioro de la cognición y del comportamiento, que afecta la vida cotidiana de la persona.

 

¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS?

La enfermedad es progresiva , esto hace que la persona atraviese distintos tipos de síntomas con distinta también intensidad y frecuencia. Hay que destacar que no todas las personas van a padecer todos los síntomas de la misma manera. A los fines clínicos se la divide en etapas de deterioro: leve-moderado-grave.

 

SINTOMAS INICIALES

  • Experimentar pérdidas de memoria significativas, mostrando problemas sobre todo con la memoria de corto plazo
  • Mostrar dificultades en el lenguaje
  • Desorientarse en el tiempo
  • Perderse en lugares familiares
  • Tener dificultades a la hora de tomar decisiones
  • Perder iniciativa y motivación
  • Mostrar signos de depresión y/o ansiedad
  • Mostrar una pérdida de interés por sus aficiones habituales y pasatiempos

 

SINTOMAS MEDIOS

A medida que la enfermedad va progresando, los problemas se van haciendo más evidentes. La persona tiene dificultades en su vida diaria y:

  • Se vuelve muy olvidadiza, especialmente en asuntos recientes y con los nombres de las personas
  • No puede vivir sola
  • Es incapaz de cocina, limpiar o hacer la compra
  • Necesita ayuda para su higiene personal, incluyendo vestirse, bañarse o lavarse
  • Tiene dificultades mayores para hablar
  • Vagabundea y a veces se pierde
  • Muestra anomalías en su comportamiento, tales como agresividad sin que medie provocación, o seguir constantemente al cuidador por toda la casa
  • Puede experimentar alucinaciones

 

SINTOMAS AVANZADOS

Este se caracteriza por una total dependencia e inactividad. Los trastornos de memoria son muy serios y el deterioro físico de la enfermedad se hace evidente. La persona puede:

  • Tener dificultades para comer
  • No reconocer parientes, amigos u objetos familiares
  • Tener dificultades para comprender o interpretar
  • Ser incapaz de orientarse en su propia casa
  • Tener dificultades para caminar
  • Sufrir incontinencia
  • Mostrar conductas inapropiadas en público
  • Estar confinado en una silla de ruedas o a la cama

 

¿A QUIENES AFECTA?

Afecta principalmente a las personas mayores. En verdad, la edad continua siendo el mayor facto de riesgo. La prevalencia (número de personas con demencias en una población en un momento determinado) se duplica a partir de los 65 años cada 5 años. La demencia afecta una de cada 8 personas mayores de 65 años y una de cada 3 personas mayores de 80 años. No obstante es muy importante remarcar que Envejecimiento no es sinónimo de Alzheimer.

 

¿CUAL ES LA CAUSA?

No existe un factor único responsable de la enfermedad. Al día de hoy se cree que son un conjunto de factores; herencia genética, edad, factores ambientales, dieta, salud en general.

 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

Los pacientes consultan a los médicos (neurólogos-psiquiatras-clínicos) por inquietudes relacionadas con la memoria, la atención o el lenguaje, y/o cambios de conducta. Ellos se valen de una serie de estudios para arribar a un diagnóstico diferencial: entrevista con el paciente y un familiar (informante/cuidador), estudios de laboratorio, neuroimágenes (RM cerebral, SPECT), evaluación neuropsicológica.

 

¿QUÉ ES UNA EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICA?

Es de suma utilidad para determinar el tipo de compromiso cognitivo, cuantificar el grado de deterioro (leve, moderado, grave) y posibilitar el control de la evolución del paciente, así como la evaluación de la posible eficacia de determinados tratamientos durante el progreso de la enfermedad.

En estas exploraciones se hace hincapié en la entrevista con el paciente y su familiar para poder conocer el modo de funcionamiento de la persona en su vida cotidiana. Y se administran, baterías de test que permiten estudiar a la memoria, atención, lenguaje, praxias, gnosias y funciones ejecutivas.

 

¿QUÉ TRATAMIENTOS EXISTEN?

Los tratamientos se dividen en dos grandes grupos: farmacológicos y no farmacológicos.

En el mercado existen muchos medicamentos para tratar la enfermedad, pero aun lamentablemente no tiene cura. El médico será quien determine qué tipo de medicación le es útil al paciente.

Los no farmacológicos tienen varios objetivos: estimular las funciones cognitivas preservadas, mejorar la sintomatología, reforzar la autoestima, mantener la comunicación y mejorar la calidad de vida del paciente y su familia.

 

¿QUÉ CUIDADOS REQUIERE EL PACIENTE?

En realidad no solo el paciente sino también la familia y los cuidadores que puedan colaborar. Como primera indicación; informarse sobre la enfermedad para así conocer las características de ella y cómo van a impactar en la vida de la persona. El médico y el equipo multidisciplinario serán el lugar de contención y de información apropiados. Existen también asociaciones de familiares de Alzheimer que ayudan de muy buena forma.

Como premisa básica: los pacientes necesitan de un entorno seguro y confiable. Resulta beneficioso para todos organizar rutinas en ambientes conocidos. Mantener una alimentación equilibrada, para contribuir a la salud física en general. Promover el contacto con familiares y amigos. Ayudarles a recordar eventos pasados y actuales, para mantener la mente activa.

El entorno físico debe estar resguardado también, para prevenir caídas, extravíos o fugas.

 

¿SE PUEDE PREVENIR? ¿EXISTEN FACTORES PROTECTORES?

Tristemente no podemos prevenir en el sentido literal de la palabra la aparición de la enfermedad, pero sí podemos realizar conductas que favorecen a la protección:

  • Vida social activa
  • Actividad física
  • Alimentación equilibrada
  • Dormir bien
  • Realizar actividades placenteras
  • Controlar factores de riesgo (colesterol, hipertensión arterial, tabaquismo)
  • Llevar una vida intelectual activa: mantener una mente activa, con nuevos aprendizajes que desafíen los conocimientos, colabora con la reducción del decaimiento de las funciones cognitivas en personas sanas.
  • Consultar a los profesionales ante las primeras inquietudes