Molestias frecuentes durante el embarazo

Molestias frecuentes durante el embarazo

La mayoría de las mujeres no tienen molestias mayores durante el embarazo, y no todas experimentan las mismas molestias. Por eso es importante conocer qué se puede llegar a sentir para no alarmarse.

Son síntomas frecuentes y normales del embarazo:

  • Náuseas y vómitos. Durante los primeros tres meses se pueden tener náuseas, y, a veces, vómitos.
  • Ganas de orinar seguido. A medida que avanza el embarazo, el útero se pone cada vez más grande, presiona la vejiga, y la mujer tiene ganas de orinar más seguido. Si hubiera picazón o ardor al orinar, es bueno consultar al centro de salud, para prevenir infecciones urinarias.
  • Constipación. Es conveniente tomar mucho líquido, comer frutas, verduras y cereales, y evitar las comidas muy condimentadas.
  • Hemorroides. Las hemorroides son las dilataciones molestas de las venas que están en el ano que con frecuencia acompañan el final del embarazo. Se agravan por el peso del bebé, cuando se hace fuerza para defecar o debido al esfuerzo del parto. Habitualmente desaparecen luego del parto.
  • Várices. Son aquellas venas que se presentan dilatadas y abultadas por debajo de la piel. Generalmente salen en las piernas. Se acentúan por la existencia de más líquido en el cuerpo y porque la sangre que va hacia los pies encuentra mayor dificultad para retornar hacia el corazón debido a la presión que hay en el abdomen por el embarazo. Es útil hacer descansos cortos y repetidos durante el día con las piernas en alto y no usar medias ajustadas.
  • Ardor de estómago o acidez. Aparece especialmente durante los últimos meses del embarazo debido a que la digestión se hace más lenta. Es recomendable no ir a dormir justo después de comer y evitar comidas picantes, exceso de café y alimentos que tengan mucha grasa.
  • Hinchazón de los pies. Es recomendable descansar y dormir con los pies en alto y comer con poca sal. Si aparece mucha hinchazón hay que consultar al médico.
  • Calambres. Se recomienda comer alimentos que contengan mucho calcio, potasio, magnesio y vitamina B; y dormir sobre el lado izquierdo con una almohada a la altura de las rodillas. También es bueno –según dónde se haya producido el calambre- masajear los pies, las piernas y los dedos de los pies.
  • Flujo vaginal. El flujo de cualquier mujer se modifica durante el embarazo (en general, es más abundante). Si presentara cambios en el color, el olor o picazón, consultar.
  • Tensión en los senos. Se debe al aumento de tamaño de la glándula mamaria que se prepara para producir la leche que tomará el bebé.
  • Sueño
  • Mareos leves

 

Si tenés alguna duda podés consultarlo con tu médico.

 

Fuente: Ministerio de Salud de La Nación