Hablemos de alergias

Hablemos de alergias

Llega la primavera y con ella todo vuelve a florecer, incluso las alergias. Estornudos, congestiones, molestias en la garganta y ojos, son síntomas propios de las alergias primaverales.

Los males estacionales afectan al 15% de los argentinos y los médicos la califican como un verdadero calvario. El polen que liberan ciertas plantas para reproducirse desencadena la reacción que parte de la comunidad médica asocia con “el lado molesto” de la Primavera.

Una alergia es una reacción desproporcionada del sistema inmunitario a una sustancia que es inofensiva para la mayoría de la gente. Pero en una persona alérgica, el sistema inmunitario trata a la sustancia (denominada alérgeno) como un invasor y reacciona de manera inapropiada, provocando síntomas que pueden ir de las molestias leves a problemas que pueden poner en peligro la vida de la persona.

Sus síntomas suelen ser confundidos con los de un simple resfrío, pero la diferencia radica en que en el caso de la rinitis la sintomatología se repite, por lo que el paciente pasa largos períodos de tiempo “resfriado”.

Si bien alrededor del 30% de las alergias son hereditarias, la gran mayoría son adquiridas y se pueden manifestar a cualquier edad. En los casos hereditarios suelen haber síntomas desde la niñez.

Generalmente las personas alérgicas, son sensibles a más de una cosa. Los agentes alergénicos (alérgenos) más frecuentes son:
• Ácaros del polvo
• Pelos de animales
• Polen
• Picaduras de insectos
• Esporas de moho
• Ciertos medicamentos
• Algunos alimentos

 

Según los especialistas, existen varias formas de tratar las alergias estacionales. La elección de tratamiento va a depender de las características del cuadro en cada paciente y de las variantes individuales del paciente. Las opciones van desde evitar la exposición al polen (u otros factores) hasta consumir medicamentos.

 

Fuente: Ministerio de Salud de La Nación / lanacion.com.ar /