Bebé prematuro… Bienvenido a casa!

Bebé prematuro… Bienvenido a casa!

La salida del bebé del hospital no se relaciona con el peso ganado, sino con su grado de madurez. Estos pequeños necesitan de una mayor atención por parte de los papás una vez que están en casa. Te explicamos qué cuidados son necesarios para que crezcan sanos:

  • Ambiente: conviene que el bebé esté en una habitación separada. Un bebé prematuro necesita un ambiente tranquilo, con luz tenue y sin ruido.
  • Temperatura: la temperatura de la casa, en especial su habitación, debe ser de entre 20-24 grados. Si el calefactor está funcionando, es necesario humidificar el aire.
  • Nutrición: lo ideal es mantener la lactancia materna el máximo tiempo posible. El recién nacido prematuro puede necesitar tomas más frecuentes que un nacido a término, ya que su estómago es muy pequeño. O tener menos fuerza de succión y necesitar más tiempo en cada toma.
  • Visitas: hay que evitar que parientes y amigos se agolpen en torno al niño. De lo contrario, estaría expuesto a posibles contagios.
  • Salidas: es necesaria cierta cautela en las primeras semanas, cuando el niño debe afrontar el paso del ambiente hospitalario al doméstico y adaptarse a una nueva situación. Cuando nos aseguremos de que el niño está bien y de que crece regularmente, se le puede llevar de paseo, pero siempre con la previa autorización del médico.
  • Higiene: lavarse las manos antes de tocarle y evitar besarlo, ya que podemos estar incubando enfermedades que aún no se han manifestado. Esto es más importante cuanto más pequeño haya nacido el niño.
  • Resfriado: hay que tomar las oportunas precauciones si un familiar está resfriado o tiene gripe. Si la mamá está enferma, es aconsejable la utilización de una mascarilla cuando da el pecho o tiene al bebé en brazos.
  • Tabaco: está terminantemente prohibido fumar cerca del niño o dentro de la casa, porque el humo es dañino para el frágil aparato respiratorio de un prematuro.
  • Vacunas: es necesario poner al niño las vacunas, siguiendo el calendario normal de vacunación.
  • Guardería: es mejor evitarla durante, al menos, el primer año, especialmente si el bebé ha sido sometido a cuidados intensivos.
  • Vacaciones: es aconsejable consultar con el pediatra antes de planear un viaje.