La Pediculosis

La Pediculosis

Los piojos son insectos que viven en la cabeza humana. Sus cuerpos son claros y grises, pero el color puede variar. Los piojos se alimentan de pequeñas cantidades de sangre del cuero cabelludo. Por lo general, sobreviven menos de un día si no están en el cuero cabelludo de una persona.

La hembra del piojo tarda unas dos semanas en hacerse adulta y pone hasta diez huevos al día. Estas “liendres” son ovaladas, entre amarillas y blancas, y se adhieren fuertemente con una sustancia pegajosa en la base del cabello. A los huevos les lleva casi 12 días alcanzar la adultez. Este ciclo se puede repetir cada 3 semanas si no se trata la pediculosis.

LOS PIOJOS…

– Pueden contraerse en cualquier estación del año.
– Se transmiten, fundamentalmente, por contacto directo cabeza a cabeza entre humanos o por contacto con un objeto donde se haya depositado uno.
– Los animales no los transmiten
– Se arrastran. No pueden saltar, brincar ni volar.
– Se contagian muy fácilmente pues se multiplican muy rápido.
– Pueden vivir hasta un mes.
– La infestación no tiene que ver con la higiene.
– No provocan ni trasmiten enfermedades en sí mismo, solo picor y molestias. Sí se puede producir una infección si el rascado se hace con mucha fuerza provocando heridas.
– Suelen concentrarse en la zona de la nuca y detrás de las orejas.
– Las liendres pueden confundirse por su tamaño con caspa y son muy difíciles de desprender.
– Tras detectar piojos hay que lavar con agua caliente la ropa, sábanas, toallas, gorros, y todas las prendas que hayan estado en contacto con la cabeza del infestado.
– Hay que aspirar sofás, sillones y lavar aquellos juguetes (como los peluches) en los que hayan podido establecerse los piojos. Si no se pueden lavar, hay que meterlos en una bolsa cerrada de plástico durante dos semanas.

TRATAMIENTO

– La eficacia de los tratamientos preventivos no está demostrada y pueden provocar resistencias.
– El pelo corto no evita el contagio.
– Vigilar periódicamente la cabeza. Hay que revisar la cabeza del niño con un peine fino cada dos o tres días. La extracción manual de los piojos da muy buen resultado y es una buena forma de terminar con las liendres.
– En bebés y embarazadas el tratamiento químico no se recomienda. Hay que eliminarlos de forma manual.
– No rocíe pesticidas en su hogar; pueden exponer a su familia a productos químicos peligrosos y no son necesarios para tratar el cuero cabelludo y el cabello de su hijo adecuadamente.

Si su hijo tiene pediculosis, todos los miembros de la familia y las personas cercanas también deben revisarse y tratarse, si es necesario.

Consulte al pediatra antes de aplicar un tratamiento.

 
Fuente: Onmeda.es