La artritis

La artritis

Otra de las enfermedades musculoesqueleticas que atacan a las mujeres, es la artritis enfermedad que produce la inflamación de una o más articulaciones.

Una articulación es el área donde dos huesos se encuentran. La articulación está rodeada por un saco o “cápsula articular”, reforzada por unas cuerdas o ligamentos. La superficie interior de la cápsula está recubierta por una membrana que produce líquido nutritivo para el cartílago.

El cartílago normal protege una articulación y permite que ésta se mueva de forma suave. El cartílago también absorbe el golpe cuando se ejerce presión sobre la articulación, como sucede cuando una persona camina. Sin la cantidad usual de cartílago, los huesos se rozan. Esto causa dolor, hinchazón (inflamación) y rigidez.

La artritis es la inflamación de esa membrana. Se produce entonces más líquido del normal, que se acumula deformándola y provocando dolor (es el “derrame articular”). La membrana se engruesa y desarrolla con el tiempo una serie de vegetaciones y acumulo de depósitos que perpetúan la inflamación, pasando a llamarse “crónica”.

 

Síntomas

La artritis causa dolor, hinchazón, rigidez y movimiento limitado en la articulación. Los síntomas pueden abarcar:

  • Dolor articular.
  • Inflamación articular.
  • Disminución de la capacidad para mover la articulación.
  • Enrojecimiento y calor de la piel alrededor de una articulación.
  • Rigidez articular, especialmente en la mañana.

 

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es reducir el dolor, mejorar la función y prevenir un daño articular mayor. Generalmente no se puede curar la causa subyacente.

Por lo tanto, los cambios en el estilo de vida son el tratamiento preferido para la osteoartritis y otros tipos de inflamación articular. El ejercicio puede ayudar a aliviar la rigidez, reducir el dolor y la fatiga y mejorar la fortaleza ósea y muscular.

El equipo médico puede ayudarle a diseñar un programa de ejercicios que sea lo más adecuado para usted.

Los programas de ejercicios pueden abarcar:

  • Actividad aeróbica de bajo impacto (también llamada ejercicios de resistencia).
  • Ejercicios de rango de movimiento para la flexibilidad.
  • Ejercicios de fortaleza para el tono muscular.

 

Otras medidas que usted puede tomar son:

  • Dormir bien. Dormir de 8 a 10 horas cada noche y hacer siestas durante el día puede ayudarlo a recuperarse más rápidamente de un recrudecimiento de la enfermedad y puede incluso ayudar a prevenir reagudizaciones.
  • Evitar permanecer en una posición durante mucho tiempo.
  • Evitar posiciones o movimientos que ejerzan tensión adicional sobre las articulaciones adoloridas.
  • Hacer modificaciones en el hogar para facilitar las actividades; por ejemplo, instalar barandas de donde prenderse en el baño, la bañera o cerca del sanitario.
  • Consumir una alimentación saludable llena de frutas y verduras, las cuales contienen vitaminas y minerales importantes, especialmente vitamina E.
  • Comer alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, tales como pescado de agua fría (como el salmón o la caballa).
  • Evitar el alcohol y el tabaquismo en exceso.
  • Bajar de peso, si tiene sobrepeso. La pérdida de peso puede mejorar enormemente el dolor articular en las piernas y los pies.

23- Marzo - Artritis

 

Fuente: Nlm.nih.gov / Netdoctor.es