Enfermedades frecuentes en los niños al comienzo del otoño

Enfermedades frecuentes en los niños al comienzo del otoño

La vuelta al colegio o el ingreso a la guardería no sólo trae nuevos conocimientos y amistades para los bebés y niños, sino también algunas enfermedades para los pequeños y preocupaciones para los padres.

Su sistema inmunitario no tiene aún la capacidad para enfrentarse a los agentes externos, ocasionándoles enfermedades muy frecuentes durante esta época del año.

Al descender de manera brusca la temperatura, los niños no se acostumbran y se confían demasiado. Además, al estar en contacto con más niños que de costumbre, en ambientes cerrados, es más probable que se contagien de enfermedades como la gripe, resfriados, catarro, etc.

Estas enfermedades que perjudican a las vías respiratorias son las más comunes en Otoño ya que el frío, el viento favorecen su propagación. En esta época del año es normal que el número de pacientes aumente en las consultas médicas.

Normalmente, el curso de estas enfermedades no requiere un tratamiento especial, aunque sí específico, haciendo que el niño se recupere en tres o cuatro días. Todo dependerá de la salud y defensas del niño en este momento y de la edad que tenga. Cuanto más pequeño sea el niño, más posibilidades tendrá de contagiarse. A partir de los 5 años de edad, las posibilidades van disminuyendo ya que el niño presenta un sistema inmunológico más equilibrado.

 

6 consejos para padres

Los especialistas aconsejan a los padres:

1) Vigilar la higiene de sus hijos para evitar que el contagio igualmente se transmita a los que convivan con el pequeño en casa.
El contagio a personas mayores de gastroenteritis y resfriados es muy habitual.

2) Ofrecer una alimentación equilibrada y variada a los más pequeños de la casa.

3) No medicarlos sin consultar al especialista. Ante el síntoma más inmediato de enfermedad es conveniente que acudas con tu hijo al médico. Él llevará a cabo una exploración inmediata y considerará el tratamiento más adecuado que tienes que llevar a cabo.

4) Mantener una buena hidratación. Independientemente de la edad de las personas, adultos o pequeños, es muy importante beber, al menos, dos litros de agua diarios. Sin embargo, es de vital importancia mantener a los niños muy bien hidratados para evitar las enfermedades propias del otoño.

5) Evitar las consultas de urgencias. En este caso, las enfermedades propias del otoño en niños no son merecedoras de acudir a urgencias porque un resfriado, por ejemplo, no reviste gravedad. Por lo tanto, es conveniente que en todo caso acudas a tu pediatra.

6) Ante todo, tranquilidad. Es habitual que los padres se intranquilicen porque sus hijos enfermen, sin embargo, deben verlo como algo normal. De hecho, las enfermedades son necesarias para contribuir a la formación de su sistema inmunológico.

 

Algunos consejos para prevenir las enfermedades del otoño en niños

– Ventilar la casa.

– Utilizar estufas eléctricas.

– Evitar fumar delante de los pequeños.

– Mantener la casa a una temperatura agradable y con un grado de humedad óptimo.

– Evitar cambios bruscos de temperatura

– Evitar sitios cerrados.

– Abrigar a los pequeños en su justa medida.

– No dejar que los pequeños estén con personas enfermas.

– Lavarse las manos continuamente.

– Aumentar el consumo de frutas y verduras, especialmente las que son ricas en vitamina A y C

– Vacunar contra la gripe.

Enfermedades Otoño en niños

 

Fuentes: www.madreshoy.com / www.guiainfantil.com / www.ellahoy.es