Envejecer de manera saludable, es posible!

Envejecer de manera saludable, es posible!

Vivir más y mejor es el deseo de cualquier ser humano. Para lograrlo, hay que tomar medidas desde las primeras etapas de la vida, ya que repercuten en la senectud. Las dos intervenciones más eficaces para tener un envejecimiento saludable son: seguir una dieta sana y practicar ejercicio físico.

 

Dieta sana y ejercicio son las dos normas preventivas por excelencia para envejecer de manera saludable y conservar la autonomía en la ancianidad.

La instauración de estos hábitos alimenticios y de actividad física debe realizarse durante los primeros años de vida, o al menos en torno a los 50 años, para asegurarse una ancianidad con calidad de vida.

El ejercicio físico debe ser de práctica habitual, no extenuante, de alrededor de 45 minutos al día y puede consistir en caminar a paso vivo, lo que es estupendo para prevenir el deterioro funcional de la vejez.

Aunque siempre se habla del ejercicio aeróbico, que consiste en ir en bicicleta, correr o nadar, también son muy útiles los pequeños ejercicios de resistencia que se hacen con pesas o mancuernas.

La cantidad y calidad de la actividad física se puede adaptar a cada edad y a cada individuo, de manera que personas de 90 años pueden practicar ejercicio perfectamente.

 

VEJEZ Y NUTRICIÓN

El otro pilar fundamental para lograr un envejecimiento sano es seguir una nutrición equilibrada que no favorezca la obesidad.

En la alimentación correcta y variada deben incluirse todos los principios inmediatos, proteínas, vitaminas y minerales en cantidad suficiente.

A medida que se envejece, se deben introducir cambios en la dieta para adaptarla al gusto de las personas mayores, ya que les cuesta más captar determinados sabores.

Asimismo, se deben fraccionar las comidas. Es preferible que el anciano tome varias comidas pequeñas al día, que pocas y abundantes, porque las tolera peor. Además deben evitar los platos ricos en grasas porque les cuesta más digerirlos.

Otro problema común en esta etapa es el estreñimiento. Para estos casos se deben aumentar los alimentos con mucho residuo, como los garbanzos, los espárragos, la verdura o la lechuga. Los alimentos con fibra facilitan el tránsito intestinal y mejoran el estreñimiento.

La dieta sana y equilibrada y la actividad física no obran por sí solas el milagro de una vejez saludable. Hay otras medidas para alargar la vida y mantener la salud.

  1. Seguir una alimentación sana y hacer ejercicio físico.
  2. Evitar accidentes laborales o domésticos.
  3. Evitar tóxicos como el tabaco.
  4. Tener unas adecuadas normas de higiene y vestido.
  5. Acudir a los servicios preventivos y estar al día de todas las vacunaciones.
  6. Ir a los controles de salud regulados o pautados.
  7. Cumplir bien los tratamientos para las enfermedades que se tengan.
  8. Conservar buenas pautas de relación familiar, social y laboral para gozar de bienestar mental.
  9. Mantenerse activo mentalmente y con ocupaciones vinculadas al ocio.

 

Envejecimiento Activo

 

Fuente: Consumer.es