Calambres ¿Cómo podemos evitarlos?

Calambres ¿Cómo podemos evitarlos?

En el momento en que estamos sufriendo un calambre, lo mejor que podemos hacer es estirar de a poco el área afectada para aliviar el dolor y relajar el músculo acalambrado.

La fisioterapia, los masajes o dormir sin almohada son excelentes opciones para evitar calambres en el cuello u hombros. También puede ayudar la práctica de ciertas disciplinas, como el yoga, para los calambres en general. No dudes en realizar actividad física media hora al día para que la sangre pueda oxigenar los músculos y tejidos, así como también repararlos y nutrirlos como corresponde.

Si se te acalambran mucho las piernas, cada vez que llegues a casa elévalas con un almohadón o apoyándolas en la pared. También puedes dormir con varios almohadones a la altura de los talones, aplicar agua caliente o la almohadilla eléctrica, etc.

La alimentación es muy importante para evitar calambres. Incluye en tu dieta aquellos alimentos que sean ricos en calcio como las naranjas, las almendras, el brócoli, los vegetales de hoja verde, los lácteos, y otros que te aporten mucho magnesio como, por ejemplo, las nueces, los cereales integrales y el cacao. Come una banana al día y no dejes de lado la hidratación. Si haces mucho deporte, considera beber agua o bebidas isotónicas para evitar la deshidratación y estira bien cada vez que hagas ejercicio.

 

Otras recomendaciones:

  • Bebe mucho líquido durante todo el día.
  • Lleva ropa holgada, sobre todo pantalones y medias.
  • Toma un baño de agua tibia antes de dormir.
  • Practica diversas técnicas de relajación.
  • Realiza ejercicios que te ayuden a fortalecer los tobillos.

 

Consulte a su médico si los calambres musculares:

  • Son fuertes.
  • No desaparecen con el simple estiramiento.
  • Siguen reapareciendo.
  • Duran mucho tiempo.

 

Imprimir

 

Fuente: mejorconsalud.commedlineplus.gov