Hablemos de Cifosis

Hablemos de Cifosis

La cifosis o “joroba de viuda”, es una curvatura anormal de la espalda superior. Produce un arqueamiento o redondeo de la espalda, llevando a que se presente una postura jorobada o agachada.

 

Síntomas

Los síntomas pueden variar de leves que requieren tratamiento, a los síntomas severos que son mejor tratados con cirugía. Dependiendo de la causa subyacente de la enfermedad, los síntomas típicos incluyen uno o más de los siguientes:

  • Un aspecto encorvado hacia delante, por lo general más pronunciado cuando se ve desde el lado que el paciente se inclina hacia adelante.
  • Dolor leve a severo en la espalda.
  • La pérdida de estatura.
  • Dificultad para estar de pie en posición vertical recta empeorando en el transcurso de un día
  • Fatiga

En los casos más graves, se pueden desarrollar síntomas adicionales, tales como dificultad para respirar debido a la compresión de los pulmones, o la pérdida del apetito.

Hay varias causas comunes de la cifosis. Esto es importante, ya que en gran medida la causa subyacente de la cifosis dictará las opciones de tratamiento.

 

Causas de la cifosis y tratamiento

Esta deformidad de la columna puede tomar varias formas y el tratamiento depende de la causa de la enfermedad, así como la gravedad de los síntomas. Las siguientes son las causas más comunes y las opciones de tratamiento:

Cifosis relacionada con la osteoporosis. La causa más común de cifosis en adultos es de fractura vertebral debido a la osteoporosis. Esto puede ocurrir tanto en hombres como mujeres, pero es más común en mujeres que en hombres. Ya que la osteoporosis debilita los huesos vertebrales de la columna vertebral, las vértebras son susceptibles a la fractura que se produce normalmente en forma de cuña – con la parte delantera de la vértebra colapsada, la pérdida de su altura y la parte posterior de la vértebra manteniendo su altura. Como se aplasta la parte frontal del hueso, ese segmento de la punta inclina la columna hacia delante, lo que resulta en una curva cifótica excesiva (La postura encorvada). El tratamiento generalmente se dirigirá a tratar la osteoporosis subyacente (para evitar futuras fracturas), así como a la reducción del dolor y posiblemente la reparación quirúrgica de la fractura.

Cifosis congénita. Esta forma de cifosis generalmente se presenta en bebés y niños pequeños, debido a una malformación de la columna vertebral en el útero. A diferencia de otras formas de cifosis, esta forma más a menudo requiere cirugía (a una edad temprana) para realinear la columna vertebral y prevenir la progresión de la deformidad.

Cifosis degenerativa. Esta forma de deformidad se desarrolla debido al desgaste de la columna vertebral a través del tiempo. La causa subyacente de la cifosis típicamente es la artritis espinal con degeneración de los discos. Los tratamientos no quirúrgicos, como la medicación para el dolor, el ejercicio y la terapia física suelen ser tratamientos útiles para el dolor. La cirugía puede ser una opción, pero es una medida rara para este diagnóstico.

Cifosis neuromuscular. Esta forma de la cifosis puede ocurrir en niños con ciertos trastornos neuromusculares, como parálisis cerebral, espina bífida o distrofia muscular. La cirugía puede ser una opción para mejorar la calidad de vida.

Cifosis nutricional. Esta condición es causada por ciertas deficiencias de vitaminas en la infancia, como la deficiencia de vitamina D.

Cifosis postural. Esta forma de cifosis se atribuye a una mala postura y al encorvarse. Se presenta en pacientes jóvenes y de edad avanzada, es más común en mujeres que en hombres, y rara vez causa dolor. Los ejercicios para fortalecer los músculos abdominales y de la espalda pueden ayudar a corregir la cifosis por mala postura y mantener una alineación más normal.

Enfermedad de Scheuermann. Se estima que del 4 al 8 % de la población general puede sufrir de Cifosis de Scheuermann. Esta condición se produce en los adolescentes debido al crecimiento anormal de la columna y los discos. Puede llegar a ser clínicamente evidente en adolescentes o adultos, y es más común en los hombres. Generalmente, los pacientes también tienen una escoliosis leve. La condición suele tratarse con un corsé, el ejercicio y la terapia física. Los soportes (aparatos) están indicados para cuando el paciente todavía está creciendo y tiene de una moderada a severa cifosis con curvas de 45 grados o más y puede tener un efecto correctivo a largo plazo. Los soportes en adultos para esta condición son algo poco común, pero tienen el objetivo de controlar el dolor, aunque no de corregir la cifosis. Los ejercicios específicos pueden ser recomendados para fortalecer los músculos abdominales y aumentar la flexibilidad de la columna. La cirugía puede ser necesaria para las curvas dolorosas que son mayores de 70 grados o progresivas.

Cifosis traumática. Esta puede ocurrir a partir de la sanación mal posicionada de una fractura vertebral o lesión en los ligamentos de soporte de la columna vertebral.

Cifosis iatrogénica. El término “Iatrogénica” significa que ha surgido como resultado de la intervención médica, y se refiere a que la cifosis se desarrolla como una complicación del tratamiento quirúrgico de la columna vertebral. La cifosis post- laminectomía es el tipo más común de cifosis iatrogénica, que puede desarrollarse después de la cirugía descompresiva de columna que requiere la eliminación de los elementos posteriores de la columna (las apófisis espinosas, láminas y ligamentos que intervienen), por lo general para la eliminación de un tumor en niños y adolescentes.

 

Posibles complicaciones

De no recibir tratamiento, la cifosis puede provocar cualquiera de los siguientes problemas:

  • Disminución de la capacidad pulmonar
  • Dolor de espalda incapacitante
  • Síntomas del sistema nervioso, que incluyen parálisis o debilidad en las piernas
  • Deformidad con encorvadura de la espalda

 

Prevención

El tratamiento y la prevención de la osteoporosis pueden prevenir muchos casos de cifosis en las personas de edad avanzada. El diagnóstico temprano y el uso de un corsé en la enfermedad de Scheuermann pueden reducir la necesidad de la cirugía, pero no hay una forma de prevenir esta enfermedad.

 

Ejercicios de rehabilitación para la cifosis

La fisioterapia y el ejercicio es una parte importante del tratamiento de la cifosis. Un programa de ejercicios bien diseñado también puede proporcionar alivio del dolor en muchos pacientes. Un fisioterapeuta desarrollará una rutina de ejercicios adecuada para su caso.

Los consejos típicos incluye:

  • Aprender la mecánica corporal correcta para mantener la postura erguida que contrarresta los efectos de la cifosis
  • Hacer ejercicios no discordantes regulares, como la natación
  • El mantenimiento de altos niveles de actividad
  • Hacer sus ejercicios de estiramiento diarios

10- Agosto- Cifosis

 

Fuente: columnavertebral.net – medlineplus.gov – http://cifosis.org/