Día Mundial del Mal de Alzheimer

Día Mundial del Mal de Alzheimer

El Alzheimer es la quinta causa principal de muerte en Argentina, afectando a más de 300.000 argentinos. En todo el mundo, al menos 44 millones de personas viven con demencia, lo que convierte a la enfermedad en una crisis de salud global que debe abordarse.

El hecho de recibir un diagnóstico de Alzheimer le cambia la vida a la persona con la enfermedad, así como también a su familia y amigos, pero existen información y apoyo.

  

FACTORES DE RIESGO

 

Si bien todavía no entendemos todas las razones por las cuales algunas personas desarrollan la enfermedad de Alzheimer y otras no, las investigaciones nos han permitido comprender mejor qué factores ponen a las personas en mayor riesgo.

 

  • La edad avanzada es el mayor factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. La mayoría de las personas diagnosticadas con esta enfermedad tienen 65 años o más.
    Si bien es mucho menos común, el Alzheimer de inicio precoz (también conocido como Alzheimer de inicio temprano) afecta a personas menores a 65 años. Se estima que hasta el 5% de las personas con Alzheimer tienen la enfermedad de inicio precoz.

 

  • Familiares con Alzheimer. Si uno de sus padres o un hermano desarrolla Alzheimer, usted tiene más probabilidades de desarrollar la enfermedad que alguien que no tiene un familiar de primer grado con Alzheimer. Los científicos no comprenden completamente qué es lo que hace que el Alzheimer prevalezca en algunas familias, pero es posible que la genética, los factores ambientales y el estilo de vida tengan un papel.

 

  • Genética. Los investigadores identificaron diversas variantes en los genes que incrementan la probabilidad de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. El gen APOE-e4 es el gen de riesgo más común asociado con el Alzheimer; se estima que tiene un papel en hasta un cuarto de los casos de Alzheimer.
    Los genes deterministas son diferentes a los genes de riesgo en cuanto a que garantizan que alguien desarrollará una enfermedad.
    La única causa conocida del Alzheimer es la herencia de un gen determinista. El Alzheimer causado por un gen determinista es raro y probablemente ocurra en menos del 1 % de los casos de Alzheimer. Cuando un gen determinista provoca Alzheimer, se denomina “enfermedad de Alzheimer autosómica dominante” (ADAD, por su sigla en inglés).

 

  • Afectación Cognitiva Leve (ACL o MCI en inglés). Los síntomas de ACL incluyen cambios en la capacidad de razonar, pero estos síntomas no interfieren con la vida cotidiana y no son tan severos como los provocados por el Alzheimer u otras demencias progresivas. Tener ACL, en particular la que incluye problemas de memoria, incrementa el riesgo de desarrollar Alzheimer y otras demencias. Sin embargo, la ACL no siempre progresa. En algunos casos, se revierte o se mantiene estable.

 

  • Enfermedad cardiovascular. Las investigaciones sugieren que la salud cerebral está estrechamente relacionada con la salud del corazón y los vasos sanguíneos. El cerebro obtiene de la sangre el oxígeno y los nutrientes necesarios para funcionar normalmente, y el corazón es responsable de bombear sangre al cerebro. Por lo tanto, es posible que los factores que provocan la enfermedad cardiovascular también estén vinculados con un mayor riesgo de desarrollar Alzheimer y otras demencias. Entre estos factores se encuentran el tabaquismo, la obesidad, la diabetes, y un alto nivel de colesterol y alta presión sanguínea en la mediana edad.

 

  • La educación y el Alzheimer. Los estudios han vinculado menos años de educación formal con un mayor riesgo de Alzheimer y otras demencias. No existe una razón clara para esta asociación, pero algunos científicos creen que más años de educación formal pueden ayudar a incrementar las conexiones entre neuronas, lo que permite que el cerebro use rutas alternativas de comunicación neurona a neurona cuando se producen cambios relacionados con el Alzheimer y otras demencias.

 

  • Lesión cerebral traumática. El riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y otras demencias se incrementa después de una lesión cerebral moderada o grave, como un golpe en la cabeza o una lesión del cráneo o pérdida del conocimiento durante más de 30 minutos. Las personas que sufren reiteradas lesiones cerebrales, como deportistas y personas en combate, también tienen mayor riesgo de desarrollar demencia y trastornos de las destrezas de razonamiento.