Zoonosis bacterianas: Brucelosis

Zoonosis bacterianas: Brucelosis

Las zoonosis constituyen un grupo de enfermedades de los animales que son transmitidas al hombre por contagio directo con el animal enfermo, a través de algún fluido corporal como orina o saliva, o mediante la presencia de algún intermediario como pueden ser los mosquitos u otros insectos. También pueden ser contraídas por consumo de alimentos de origen animal que no cuentan con los controles sanitarios correspondientes, o por consumo de frutas y verduras crudas mal lavadas.

¿Qué es la brucelosis?

La brucelosis es una enfermedad bacteriana sistémica que puede ser aguda de comienzo brusco o insidioso o evolucionar hacia la cronicidad. Infecta principalmente a los animales domésticos como vacas, cabras, ovejas, cerdos y perros aunque también afecta a la fauna silvestre y a los mamíferos marinos.

 

¿Cómo se transmite?

El consumo de alimentos contaminados, como leche y quesos no pasteurizados; la inhalación de aerosoles infectantes y también por contacto con las secreciones de los animales que abortan sus fetos. La transmisión de brucelosis de persona a persona es extremadamente rara.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la brucelosis incluyen fiebre intermitente o irregular de duración variable, dolor de cabeza, debilidad, sudor profuso, escalofríos, adelgazamiento y dolores generalizados.

 

¿Cuál es el tratamiento?

Es a base de antibióticos. Para prevenir la infección crónica es esencial tener un diagnóstico temprano seguido por tratamiento.

 

¿Cómo puede prevenirse?

  • Evitar consumo de lácteos elaborados con leche no pasteurizada.
  • Al comprar la leche y productos lácteos frescos, compruebe la presencia de la marca de identificación.
  • Lave y desinfecte los alimentos de origen vegetal que consuma crudos.

 

En áreas rurales:

  • En los profesionales que manejen ganado, debe implementarse una adecuada protección individual y controles serológicos periódicos (semestralmente).
  • Tener cuidado en el manejo y eliminación de placentas, secreciones y fetos de los animales.
  • En zonas endémicas, vacunar vacas y cabras.
  • Es preciso desinfectar en las áreas contaminadas.

 

Fuente: Ministerio de Salud de La Nación