Padres de prematuros: comunicación y participación

Padres de prematuros: comunicación y participación

Año a año desde 2010, el Ministerio de Salud y UNICEF unen fuerzas en la «Semana del Prematuro» para difundir el Decálogo de sus derechos y profundizar en cada uno de los aspectos de la protección integral que todo niño nacido antes de tiempo y su familia, necesitan para enfrentar el momento y salir adelante.

 

En el año 2017, en el centro de la escena está el Derecho N°8:

La familia de un recién nacido prematuro tiene derecho a la información y participación en las decisiones sobre su salud a lo largo de toda su atención neonatal y pediátrica

A menudo las internaciones neonatales resultan prolongadas, de acuerdo a la edad gestacional y las condiciones de inmadurez del recién nacido. El proceso de comunicación puede sufrir desajustes durante la permanencia en las unidades de cuidados intensivos. Por parte de los padres pueden aparecer dificultades como consecuencia de la incertidumbre y la ansiedad que genera la situación que enfrentan. De parte del equipo, por la demanda continua de datos a veces ya compartidos pero cuestionados o no comprendidos. No obstante, todas estar circunstancias se pueden trabajar a fin de respetar en todo momento el derecho de la familia a saber lo que pasa, especialmente durante las etapas en que se complejiza la evolución clínica o cuando ésta resulta desfavorable y la comunicación ofrece mayor dificultad.

La estrategia más simple es la que demuestra obtener los mejores efectos: estar a disposición para escuchar las preguntas de la familia y reiterar las mismas respuestas posibles. Es la forma de construir la base de la confianza recíproca.

Cada recién nacido prematuro es único, al igual que su familia. El 8vo Derecho nos recuerda el papel irremplazable que ésta desempeña en su cuidado.