Conjuntivitis

Conjuntivitis

La conjuntivitis es una afección común de los ojos  que causa la inflamación de la conjuntiva, la capa fina que reviste el interior del párpado y que cubre la parte blanca del ojo.

A menudo, se la conoce como “conjuntivitis aguda” u “ojo rojo” debido a que hace que la parte blanca del ojo se ponga roja o rosada.

Síntomas

Los síntomas de la conjuntivitis comienzan a los pocos días de la infección. Incluyen enrojecimiento y picor de los ojos, secreción del ojo, formación de costras en los párpados, visión borrosa. Por lo general, afecta a ambos ojos al mismo tiempo – aunque puede comenzar en un ojo y extenderse al otro después de uno o dos días. Puede ser asimétrica, afectando un ojo más que el otro.

Las tres causas más comunes de esta inflamación son:

– Infección (conjuntivitis infecciosa)
– Una reacción alérgica (conjuntivitis alérgica)
– Algo que irrita la conjuntiva, como una pestaña suelta (conjuntivitis irritante)

La conjuntivitis infecciosa, sea bacteriana o viral, puede ser realmente contagiosa. Se transmite de persona a persona, pero también pueden propagarse a través de objetos contaminados o agua. Algunas de las formas más frecuentes de contagiarse son:

  • Reutilizar pañuelos y toallas para limpiar la la cara y los ojos
  • Olvidar lavarse las manos habitualmente. Una buena higiene – incluyendo lavarse las manos después de tocar los ojos – es importante para minimizar la propagación de la enfermedad.
  • Tocarse los ojos.
  • Emplear productos cosméticos caducados, o bien compartirlos con otras personas
  • No limpiar apropiadamente las lentes de contacto.

La conjuntivitis alérgica se produce cuando los ojos entran en contacto con un alérgeno, una sustancia particular que hace que su sistema inmunológico reaccione anormalmente. Esto se conoce como reacción alérgica.

La conjuntivitis irritante puede tener una amplia gama de causas potenciales.
Algunas causas comunes incluyen:

  • Agua clorada utilizada en piscinas
  • Champú
  • Una pestaña perdida frotando contra la conjuntiva
  • Humo o vapores

Prevención

La mejor forma de prevenir el contagio de la conjuntivitis es practicar una higiene adecuada para evitar su propagación. Por ejemplo:

  • No tocarse los ojos con las manos
  • Lavarse las manos a menudo
  • Usar una toalla nueva cada día
  • No compartir toallas o pañuelos
  • Cambiar la funda de la almohada de manera frecuente
  • Tirar a la basura sus productos cosméticos para los ojos
  • No compartir los productos cosméticos u objetos de cuidado para los ojos

Si bien los síntomas se pueden solucionar en 3 o 4 días, la conjuntivitis puede ser contagiosa durante una semana o más.