Fiebre amarilla. Guía para viajeros

Fiebre amarilla. Guía para viajeros

¿Qué es?

La fiebre amarilla viral se transmite por la picadura de un tipo de mosquito, que previamente ha picado a una persona enferma y de esa manera se ha infectado. No todos los mosquitos contagian la fiebre amarilla, sólo aquellos que previamente han picado a un individuo enfermo. Se llama fiebre amarilla, porque a muchos de los que se enferman se les pone la piel de ese color.

 

¿Cómo se transmite?

El contagio solo se produce por la picadura de los mosquitos infectados. No se contagia a través del contacto personal, objetos ni por la leche materna.
Si bien cualquier persona puede contraer la fiebre amarilla, las personas de mayor edad y los niños, tienen mayor riesgo de presentar una enfermedad grave.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas iniciales pueden ser similares a los de una gripe e incluir fiebre, dolor de cabeza, vómito y dolores musculares. A medida que la enfermedad progresa, sangran las encías y la orina también contiene sangre. El paciente puede también sufrir ictericia (coloración amarilla de la piel).

 

¿Cuál es el tratamiento?

No hay un tratamiento específico para la enfermedad. Solamente se tratan los síntomas. Por eso es importante que concurra al Centro de Salud ante la sospecha. Allí le serán indicadas las medidas adecuadas a cada caso. No se automedique, porque los antifebriles de uso habitual pueden ser extremadamente perjudiciales.

 

¿Cómo puede prevenirse?

Quienes vivan en una zona de riesgo deben estar vacunados. La vacuna contra la fiebre amarilla es segura y efectiva, y se debe aplicar a los 18 meses de vida, con un refuerzo a las 11 años. Para personas mayores de 60 años debe evaluarse la necesidad real según exposición a área de riesgo. La protección de la vacuna comienza 10 días después de la aplicación.

Quienes vayan a viajar a una zona de riesgo deben aplicarse la 10 días antes de visitar el lugar. Además, es importante evitar las picaduras de mosquito utilizando repelentes, ropas claras y de mangas largas y pantalones largos.

Evitar permanecer en espacios abiertos durante las horas donde hay más mosquitos: desde el atardecer hasta entrada la noche.

Usar repelente en abundancia y renovar la aplicación según el tipo y concentración del mismo utilizado, especialmente si se estuvo en contacto con agua o si se transpiró en abundancia.

Evitar la reproducción de los mosquitos, vaciando todos los envases que acumulan agua.

 

¿Cómo es la vacuna?

La vacuna es elaborada con virus atenuados. Si se recibe luego del segundo año de vida, una dosis es suficiente (no es necesaria la revacunación). Proporciona protección al cabo de 10 días de su aplicación. Es segura y raramente puede causar efectos adversos, aunque hay que respetar algunas normas.

No pueden darse la vacuna las embarazadas ni los niños menores de 6 meses. Tampoco los que tengan antecedentes de alergia a cualquiera de los componentes de la vacuna: huevo, proteínas de pollo o gelatina. También está contraindicada para los que tengan enfermedades que requieran tratamientos con inmunosupresores y/o inmunomoduladores; alteraciones del sistema inmune incluyendo la infección por VIH; personas que tengan enfermedades del timo al igual que los que sufren Miastenia gravis, síndrome de Digeorge. Por último aquellos que tengan inmunodeficiencias, tumores malignos y hayan recibido un trasplante de órganos.

 

¿Dónde ir a darse la vacuna?

Para vacunarse contra la fiebre amarilla hay decenas de lugares ubicados en las 23 provincias del país. Cada distrito tiene sus propios centros de salud habilitados para conseguir una dosis.

 

En Río Cuarto está disponible en:

 

Asistencia Pública RÍO IV
Dirección: Cabrera 1322
Tel.: 0358 4671266
Atención: jueves desde las 7:30 hs.
Observaciones: 40 turnos por día

 

 

Para saber en otras localidades del país entrar a la página del Ministerio de Salud de la Nación:

https://www.argentina.gob.ar/salud/viajeros/vacunatoriosfiebreamarilla#6

 

 

 

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación