Día Mundial contra el Cáncer de Colon

Día Mundial contra el Cáncer de Colon

El Día Mundial contra el Cáncer de Colon se conmemora todos los años el 31 de marzo. Se trata de un día de sensibilización, de información y ayuda para todas aquellas personas que padecen el cáncer colorrectal.

 

Objetivo

El principal objetivo de este día es informar a la población sobre el riesgo de padecer esta enfermedad. Hospitales, organizaciones, centros sanitarios, etc. se suman en el día de hoy para ofrecer información y ayuda a todas aquellas personas que padecen este tipo de cáncer o que quieren realizarse un chequeo para comprobar su estado de salud.

 

Grupos de riesgo

Afecta indistintamente a hombre y a mujeres, teniendo más probabilidades de padecerlo:

 

  • Personas mayores de 50 años:las personas con una edad superior a los 50 años tienen más riesgo de aparición de pólipos en el colon.
  • Personas con antecedentes familiares:es muy común que la enfermedad haya podido trasmitirse entre los familiares vía genética, incrementándose de este modo el riesgo de un nuevo tumor.
  • Personas con enfermedades inflamatorias intestinales:estas personas tienen una mayor probabilidad de padecer cáncer de colon.

 

Prevención

A pesar de tratarse del cáncer con mayores índices de mortalidad, paradójicamente, es uno de los más tratables, y uno de los que mejor pronóstico ofrece en caso de detectarlo precozmente. Si se detecta a tiempo, se estima que el cáncer colorrectal se puede curar en un 90% de los casos. Para ello, es preciso activar una serie de medidas preventivas encaminadas en dos sentidos: mejora de los hábitos de vida y realización de pruebas de detección precoces.

 

– Prevención primaria

Tener unos hábitos de vida saludables es fundamental para prevenir el riesgo de padecer cualquier cáncer, también este.

Por eso se recomienda:

Llevar una dieta equilibrada

  • La dieta mediterránea es el paradigma de dieta saludable.
  • Consumir alimentos ricos en fibra (cereales integrales, legumbres, harinas integrales, frutos secos, hortalizas,etc.).
  • Comer cinco raciones de fruta o verdura al día.
  • Conservar los alimentos siguiendo las instrucciones de los fabricantes y consumiéndolos antes de que se estropeen.
  • Reducir el consumo de las carnes rojas, y de grasas en general
  • Reducir la ingesta de dulces y alimentos ricos en azúcares.
  • No beber alcohol.

 

No fumar

  • El tabaco es causante directo e indirecto de gran cantidad de cánceres.

 

Practicar regularmente ejercicio físico

  • Se recomienda un mínimo de 30 minutos diarios de ejercicio o al menos 3 o 4 días por semana salir a correr, nadar o caminar a buen ritmo.

 

Evita el sedentarismo

  • La obesidad y el sobrepeso son factores de riesgo de muchas enfermedades, entre ellas el cáncer.
  • Es importante mantenerte activo y controlar el peso en función de las características físicas propias.

 

– Prevención secundaria del cáncer de colon

  • A partir de los 50 años y hasta los 90 se recomienda realizar estrategias de cribado periódicas para detectar un posible cáncer colorrectal y actuar a tiempo.
  • No esperar a que se presenten síntomas evidentes para consultar al médico, especialmente si existen antecedentes familiares que hayan pasado por este tipo de cáncer (uno de cada cuatro casos de cáncer de colon tienen un componente familiar o hereditario).
  • Desde el momento en que las primeras células anormales comienzan a crecer para convertirse en pólipos, usualmente transcurren aproximadamente de 10 a 15 años para que éstas se transformen en cáncer colorrectal. La mayoría de los pólipos se pueden descubrir con pruebas de detección de forma periódica y se pueden extirpar antes de que tengan la oportunidad de convertirse en cáncer. Las pruebas de detección también pueden encontrar el cáncer colorrectal en sus etapas iniciales, cuando es altamente curable.

 

Se recomiendan las siguientes pruebas diagnósticas:

  • El análisis de detección de sangre oculta en heces (cada 1 o 2 años).

Esta prueba se hace porque a menudo los vasos sanguíneos más grandes de los pólipos o los cánceres colorrectales son frágiles y se lesionan fácilmente durante el paso del excremento. Los vasos dañados usualmente liberan sangre en el colon.

 

  • La sigmoidoscopia (cada 4-5 años).

Durante este examen, el médico observa parte del colon y del recto con un sigmoidoscopio (un tubo con una luz y flexible del grosor aproximado de un dedo y que tiene una pequeña cámara de video en el extremo). Se introduce por el ano y se dirige al recto para llegar a la parte inferior del colon. Las imágenes que se obtienen del endoscopio se observan en una pantalla de video.

 

  • La colonoscopia (cada 5-7 años).

Para este examen, el médico examina el colon y el recto en toda su extensión con un colonoscopio (un tubo delgado y flexible que tiene una fuente de luz y una pequeña cámara de video en el extremo). Consiste básicamente en una versión más larga de un sigmoidoscopio. Se introduce por el ano hacia el recto y el colon. A través del colonoscopio, se pueden pasar instrumentos especiales para hacer una biopsia (muestra) o extirpar cualquier área que se vea sospechosa, como pólipos, de ser necesario.