Alerta! Sarampión

Alerta! Sarampión

Sarampión ¿Qué es?

Es una enfermedad muy contagiosa de origen viral. Se transmite por vía aérea y se propaga fácilmente cuando la persona infectada elimina secreciones respiratorias al hablar, toser o estornudar o bien simplemente por estar en contacto con cualquier objeto contaminado. El virus puede vivir hasta 2 horas sobre las superficies contaminadas.

Luego de que en 2016 los países de América Latina fueran declarados libres de sarampión, el año pasado aparecieron algunos casos en Argentina, Canadá, Estados Unidos y Venezuela. Y en lo que va de 2018, ya ha habido enfermos en 9 países de la región. Es por esto que la Organización Panamericana de la Salud y el Ministerio de Salud de la Nación han lanzado una alerta sobre la existencia de brotes de esta enfermedad infecciosa.

La recomendación es verificar que tanto niños como adultos tengan el esquema de vacunación completo. El calendario nacional establece dos dosis de la vacuna triple vírica: la primera cuando el niño cumple los 12 meses y la segunda cuando ingresa a sala de 5. Se considera que los mayores de 50 están protegidos porque entonces no había vacuna y, al ser tan contagioso, deben haberlo padecido.

El grupo etario que va de los 5 a los 50 años deberá verificar en su carnet de vacunación si tiene las dos dosis y, en caso contrario, completar el esquema. Especialmente, si la persona va a viajar a alguno de los países donde se registra un brote.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas iniciales suelen aparecer entre 8 y 12 días después de la infección y son:

  • Fiebre alta.
  • Secreción nasal, conjuntivitis y tos.
  • Pequeñas manchas blancas en la cara interna de la mejilla.
  • Erupción en la cara y cuello que se va extendiendo al resto del cuerpo.
  • Las complicaciones pueden ser por el mismo virus o por una sobreinfección bacteriana, e incluyen:
  • diarrea intensa,
  • infecciones al oído,
  • laringotraqueobronquitis (crup),
  • neumonía,
  • meningoencefalitis,
  • convulsiones,
  • y ocasionalmente la muerte.

También pueden presentarse secuelas posteriores a la infección como ceguera (por la carencia de vitamina A), la panencefalitis esclerosante subaguda (PEES), que es un trastorno neurológico crónico degenerativo, grave y mortal poco frecuente (1 caso por cada 100.000 casos de sarampión).

¿A quiénes afecta?

Afecta sobre todo a los niños y los casos más graves se dan en lactantes, menores de 5 años, desnutridos y adultos con inmunodeficiencias. Sin embargo, cualquier persona expuesta puede ser afectada por el virus.

Es letal en el 3% al 6% de los casos y los que corren más peligro son los bebés de entre los 6 a los 11 meses de edad.

¿Cómo se previene?

La vacunación es altamente efectiva en la prevención del sarampión. Las personas que no han recibido la vacunación completa están en alto riesgo de contraer la enfermedad.
La vacuna contra el sarampión es una vacuna a virus vivo atenuado que está asociada con la vacuna de la paperas y rubéola en la vacuna Triple Viral. Esta vacuna es obligatoria y debe ser aplicada a los niños al cumplir el año de vida con un refuerzo al ingreso escolar, según el Calendario Nacional de Vacunación.

También se aplica una dosis a los 11 años a aquellos niños que no hubieran recibido las dos dosis correspondientes.

¿Cuál es el tratamiento?

No hay un tratamiento específico para el sarampión. Sí se pueden tratar los síntomas como la fiebre y las complicaciones que puedan presentarse.
La recuperación suele llevar entre dos o tres semanas.

 

Fuente: Ministerio de Salud de La Nación