Día Mundial de la Enfermedad de Parkinson

Día Mundial de la Enfermedad de Parkinson

La Organización Mundial de la Salud declaró en 1997, que el 11 de abril se establecería como Día Mundial del Parkinson, coincidiendo con el aniversario de James Parkinson, neurólogo británico que en 1817 descubrió lo que en aquel tiempo llamó parálisis agitante y que hoy conocemos como enfermedad de Parkinson.

El Parkinson es actualmente la segunda enfermedad neurodegenerativa más prevalente en el mundo, después del Alzheimer, y se caracteriza por ser progresiva y tener una evolución muy heterogénea.

 

Mitos de la Enfermedad de Parkinson

 

Respecto a la enfermedad de Parkinson existen muchas creencias que distan de ser reales y lo único que producen es alarmar a quienes lo padecen, sus familiares y allegados.

 

Mito 1. Sólo afecta a personas mayores.

Falso. Uno de cada cinco pacientes es menor de 50 años.

De hecho, 2% de los pacientes con Parkinson tiene menos de 20 años, mientras que el 8% se mueve en un rango que va de los 21 a los 39 años de edad.

 

Mito 2. Siempre es hereditario 

Falso. Solamente el 10% se debe a causas genéticas.

 

Mito 3. No podés hacer ejercicio

Falso. Por el contrario, el ejercicio puede ayudar a los afectados a mejorar su movilidad. La realización de actividad física, en combinación con la medicación, puede mejorar la calidad de vida de la persona con esta enfermedad.

 

Mito 4. Es una enfermedad mortal

Falso. Si bien no existe una cura contra el Parkinson, sí hay acciones que pueden mejorar la calidad de la existencia y de esta forma tener la misma esperanza de vida que una persona sin la enfermedad

 

Mito 5: Sólo es válido el tratamiento farmacológico

Falso. Los medicamentos son imprescindibles, pero las terapias rehabilitadoras complementan el tratamiento. Entre esas terapias se encuentra la fisioterapia para enseñar estrategias en cuanto a caídas o movilidad.

 

Mito 6: Deteriora la inteligencia y produce demencia

Falso. Uno de los síntomas de la enfermedad es la lentitud en los movimientos o en el hablar que no tiene nada que ver con un proceso de demencia o nada que se le parezca.