Mal de Alzheimer, cuidados y prevención

Si bien actualmente no existen tratamientos disponibles para desacelerar o detener el daño cerebral provocado por la enfermedad de Alzheimer, existen diferentes medicamentos que pueden ayudar temporalmente a mejorar los síntomas de demencia en algunas personas. Estos medicamentos funcionan incrementando los neurotransmisores en el cerebro.

 

TRATAMIENTO Y APOYO

Los investigadores siguen buscando maneras de tratar mejor el Alzheimer y otras demencias progresivas. En la actualidad,hay docenas de terapias y tratamientros farmacológicos en curso que se enfocan en detener la muerte de células cerebrales asociada con el Alzheimer.

Además, la implementación de sistemas de apoyo y el uso de intervenciones conductuales no farmacológicas pueden mejorar la calidad de vida de las personas con demencia y sus proveedores de cuidados y familiares. Esto incluye:

  • El tratamiento de afecciones médicas coexistentes
  • La coordinación de cuidados entre profesionales de atención médica
  • La participación en actividades, lo que puede mejorar el estado de ánimo
  • Intervenciones conductuales (para ayudar con cambios comunes, como agresión, problemas de sueño y agitación)
  • Educación sobre la enfermedad
  • Creación de un equipo de cuidados para brindar apoyo

 

CUIDADOS

Cuidar a alguien con la enfermedad de Alzheimer u otras demencias puede ser gratificante y desafiante al mismo tiempo. En las etapas tempranas de la demencia, es posible que la persona siga siendo independiente y necesite muy pocos cuidados. Sin embargo, a medida que la enfermedad progresa, las necesidades de cuidados se intensificarán y eventualmente llevarán a la necesidad de asistencia durante todo el día.

Los proveedores de cuidados y familiares a menudo nos cuentan que uno de los aspectos más dolorosos del Alzheimer son los cambios en la conducta que provoca. Existen muchos recursos para ayudar a los proveedores de cuidados a saber qué esperar y cómo adaptarse durante las etapas tempranas, medias y finales de la enfermedad.

 

PREVENCIÓN

No hay manera de predecir si una persona va a padecer la enfermedad de Alzheimer. El diagnóstico precoz de la Enfermedad de Alzheimer puede mejorar la calidad de vida del paciente, pero no va a servir para modificar sustancialmente su evolución. Pero si, al menos hasta la fecha, hay datos que indican que la Enfermedad puede aparecer un poco más tarde si se siguen unas pautas sencillas.

 

  • CONTROL DE LOS FACTORES DE RIESGO VASCULAR (azúcar, colesterol, hipertensión arterial):  “Lo que es bueno para el corazón, es bueno para el cerebro”.
  • DIETA: Mantenga una dieta baja en grasas saturadas y consuma alimentos ricos en ácidos grasos omega-3

Alimentos recomendados: nueces, cacahuetes, almendras, pistachos, aguacates, canela, aceitunas. Aatún, salmón, sardinas, vegetales de hoja verde oscura. Germen de trigo, cereales con cáscara, frutas.

Alimentos NO recomendados: carnes rojas, manteca y grasas derivadas de lácteos en exceso.

  • EJERCICIO FÍSICO: a partir de dos horas semanales puede ser beneficioso.
  • ACTIVIDAD COGNITIVA:  Según distintos estudios, las siguientes actividades pueden “modificar” de algún modo el inicio de la enfermedad:

– Hablar varios idiomas
– Tocar instrumentos musicales
– Leer
– Estudiar una carrera
– Relacionarse con gente/ participar en actividades de grupo
– Practicar con juegos intelectuales (ajedrez, crucigramas…)

  • EVITAR LOS GOLPES EN LA CABEZA: Usar casco en caso de utilizar una bicicleta puede, no solo prevenirnos de un posible Alzheimer, sino también de lesiones más graves.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat