Ambliopía: ¿qué es?

Ambliopía: ¿qué es?

La ambliopía es la mala visión en un ojo que no desarrolla su visión normal durante la primera infancia. Ocasionalmente, es llamada “ojo perezoso.”

Cuando un ojo desarrolla buena visión, mientras que el otro no, el ojo con menor visión es llamado “ambliópico”. Por lo general, sólo un ojo se ve afectado por la ambliopía, pero es posible que los dos ojos sean “perezosos”. Esta condición se llama ambliopía bilateral.

La condición es común. Dos o tres de cada 100 personas tienen ambliopía. El mejor momento para corregir la ambliopía es durante la infancia o la niñez temprana.

 

Ambliopía en niños y adultos

Los recién nacidos tienen la facultad de poder ver, pero a medida que usan sus ojos durante los primeros meses de vida, su visión mejora. Durante los años de la primera infancia, el sistema visual cambia rápidamente y la vista continua desarrollándose.

Para tener una visión normal, es importante que ambos ojos desarrollen una visión igual. Si un niño tiene ambliopía y no puede usar sus ojos normalmente, la visión no se desarrolla adecuadamente y puede inclusive disminuirse. Una vez desarrollado el sistema visual, por lo general no puede cambiar.

Si el tratamiento de ambliopía no se inicia tan pronto como sea posible, se pueden desarrollar varios problemas que pueden afectar seriamente la transición de la visión entre la infancia y la edad adulta.

Un ojo ambliópico puede desarrollar un daño visual serio y permanente;

  • La percepción de profundidad (la facultad de ver en tres dimensiones) se puede perder, ya que para esto es necesario tener una buena visión en ambos ojos;
  • Si el ojo sano se enferma o es lesionado, esto puede significar tener una mala visión de por vida.
  • Las personas con ambliopía en un ojo tienen más del doble de probabilidad de perder visión en su ojo sano debido a trauma. Si la visión en un ojo se pierde por causa de un accidente o enfermedad, es esencial que el otro ojo tenga una visión normal.
  • Otra razón importante para asegurarse de que la ambliopía sea detectada y tratada tan pronto como sea posible en la infancia, es que las personas con buena visión en un ojo solamente pueden encontrar limitaciones en el tipo de actividades que puedan desempeñar.

Su oftalmólogo puede enseñarle cómo es tratada la ambliopía, y puede ayudarle a usted y a su hijo o hija a llevar a cabo el tratamiento exitosamente.

 

¿Qué es la ambliopía refractiva (o anisometrópica)?

La refracción ocurre cuando el ojo enfoca la luz sobre la retina para formar una imagen visual. Un error refractivo se produce cuando la luz no está apropiadamente enfocada en el ojo y la visión es borrosa. Cuando un niño tiene ambliopía refractiva o anisometrópica, esto significa que tienen una cantidad diferente de error refractivo en cada ojo. Cuando esto sucede, el cerebro utiliza el ojo con mejor visión y, esencialmente, “apaga” la visión del ojo más débil. Inicialmente, unos anteojos pueden ayudar a corregir el error de refracción en ambos ojos, para que puedan trabajar juntos por igual. Posteriormente, la ambliopía se puede tratar más a fondo para ayudar a mejorar la visión y la percepción de la profundidad.

 

Síntomas

No es fácil reconocer la ambliopía (ojo perezoso) en los niños. Un niño puede no ser consciente de tener un ojo más fuerte y un ojo más débil. A menos que el niño tenga un ojo mal alineado u otra condición que sea visible, realmente no hay manera de que los padres puedan saber si algo no está funcionando apropiadamente.

Algunos de los síntomas de ambliopía (ojo perezoso) en los niños que deben tenerse en cuenta son:

  • Mala visión en un ojo o visión deficiente en general;
  • La acción de entrecerrar los ojos, inclinar la cabeza o cerrar un ojo para ver;
  • Una percepción de profundidad baja (dificultad para juzgar distancias relativas entre los objetos)
  • Un ojo desviado hacia afuera o hacia adentro;
  • Dolores de cabeza.

Si los padres notan estos síntomas en su hijo, es muy importante que el niño sea examinado por un oftalmólogo. La corrección del ojo perezoso o un tratamiento deben iniciarse tan pronto como sea posible para que el sistema visual del niño pueda desarrollarse adecuadamente.

 

Factores de riesgo

La mayoría de los médicos de atención primaria o los doctores en pediatría, examinan la visión como parte del examen médico de un niño. Ellos pueden referir el niño a un oftalmólogo (Doctor de los Ojos) si hay alguna señal de problemas oculares.

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de que un niño tenga ambliopía:

  • Tener los ojos desalineados (estrabismo);
  • Presencia de miopía o hipermetropía severas en ambos ojos;
  • Desigualdad de la visión en ambos ojos (un ojo ve más cerca o más lejos que el otro);
  • Tener alguna condición que impida que la luz entre al ojo correctamente, como cataratas o posiblemente un párpado caído;
  • Tener antecedentes familiares de ambliopía o estrabismo;
  • Nacimiento prematuro o bajo peso al nacer.

 

Detección del estrabismo y la ambliopía en los niños.

Todos los niños, independientemente de que estén en riesgo de desarrollar ambliopía (ojo perezoso), deben tener exámenes regulares de los ojos durante sus chequeos de rutina con su médico de atención primaria o su proveedor de salud. La detección de la ambliopía y el tratamiento de la ambliopía tan pronto como sea posible, hacen una real diferencia más adelante en sus vidas.

Además de los exámenes de rutina que todos los bebés deben tener como recién nacidos y en edades entre 6 y 12 meses, los niños en edad pre escolar deben tener su visión examinada por su pediatra o médico de atención primaria, entre los 3 y 4 años de edad.

Si hay historia familiar de ojos desalineados, cataratas en la infancia o alguna enfermedad ocular grave, un oftalmólogo debe examinar los ojos durante la infancia

 

Causas

La ambliopía es causada por cualquier tipo de condición que afecte el uso normal de los ojos y el desarrollo visual. En muchos casos, la ambliopía puede ser hereditaria, o transmitida a través de la familia. Hay tres causas principales de ambliopía:

 

Estrabismo (ojos desalineados)

La ambliopía se produce con mayor frecuencia cuando hay estrabismo, una condición por medio de la cuál los ojos están desalineados o cruzados. El ojo cruzado se “apaga” para evitar una visión doble, y el niño utiliza solamente el mejor ojo. Como resultado, el ojo mal alineado no desarrolla una buena visión.

 

Foco desigual enfoque y errores refractivos

Los errores refractivos son afecciones oculares que se corrigen por medio del uso de anteojos o lentes de contacto. La ambliopía se produce cuando un ojo está fuera de foco que el otro, debido a miopía, hipermetropía o astigmatismo.

Si un ojo está fuera de foco (visión borrosa), se “apaga” y se convierte en ambliópico. Los ojos pueden parecer normales, pero uno de los ojos tiene baja visión. Este es el tipo de ambliopía más difícil de detectar ya que el niño parece tener una visión normal cuando ambos ojos están abiertos.

La ambliopía también puede ocurrir en ambos ojos, si los dos ojos tienen visión borrosa. Esto puede ocurrir cuando hay un alto grado de miopía, hipermetropía o astigmatismo.

 

Nubosidad en los tejidos del ojo que normalmente son transparentes

Las enfermedades de los ojos tales como cataratas (la opacidad del cristalino del ojo, el cual es normalmente claro) pueden generar una ambliopía. Cualquier factor que impida que una imagen clara pueda ser enfocada sobre la retina en la parte posterior del ojo, puede llevar al desarrollo de la ambliopía en un niño. A menudo, esta es la forma más grave de la ambliopía.

Si su oftalmólogo encuentra una catarata en el ojo, una cirugía puede ser requerida antes de poder comenzar untratamiento para la ambliopía (ojo perezoso).

 

Tratamiento

La corrección o tratamiento del ojo perezoso debe comenzar tan pronto como sea posible para que el sistema visual del niño pueda desarrollarse adecuadamente.

 

Tratamiento del ojo perezoso con parches

Si existe una ambliopía refractiva, pueden ser prescritos lentes al principio para corregir los errores de enfoque. Si los lentes por sí solos no mejoran la visión del niño, se establece un tratamiento con parches, que por lo general dura semanas o meses. Cuando se cubre el ojo más fuerte del niño con un parche, éste obliga al niño a utilizar su ojo débil.

Inclusive después de que la visión haya sido restaurada en el ojo más débil, es posible que sea necesario continuar usando el parche parte de tiempo durante unos años más para mantener la mejoría.

La ambliopía es tratada generalmente antes de proceder con cirugía para corregir los ojos mal alineados o cruzados.

Si su oftalmólogo encuentra un problema de cataratas o de otro tipo en el ojo que está causando el problema visual, una cirugía puede ser necesaria para corregir el problema que está causando la ambliopía.

Por lo general, la ambliopía no puede ser curada solamente tratando las causas. El ojo más débil debe hacerse más fuerte con el fin de ver normalmente.

 

 

Fuente: aao.org