Actores esenciales e insustituibles

Actores esenciales e insustituibles

La familia que ingresa a las instituciones de salud con riesgo de parto prematuro necesita, en todo momento, un cuidado integral.

Los padres son los mejores cuidadores de sus hijos. De allí la convicción de que la familia debe pasar a formar parte del equipo de salud que atiende a un bebé nacido prematuro y, para eso, debe tener acceso a la información que les permita:

  • Conocer mejor a su bebé
  • Brindarle un cuidado amoroso
  • Ofrecerle contención
  • Advertir señales de alarma
  • Asegurarle la estimulación apropiada durante todas las etapas de un camino, que se inicia en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal (UCIN) y se prolonga en los consultorios de seguimiento pediátrico.

 

A lo largo de este trayecto, la información es el primer escalón de un proceso más complejo como es la comunicación. En este primer paso, el equipo de salud es el encargado de compartir con la familia los datos relevantes sobre la evolución del niño, enmarcados en un contexto social más amplio y cuyo sentido es la búsqueda del bienestar del recién nacido. De allí la importancia de que la familia cuente con información adecuada y oportuna.

Información adecuada: Se trata de transmitir la información con un vocabulario más cercano a la comprensión de los padres y su entorno, de modo tal que se logre superar las barreras de los discursos de las disciplinas. No olvidemos que el proceso de información incluye también un camino de interpretación de lo dicho.

Información oportuna: es aquella que se genera y notifica junto con los acontecimientos a los que se refiere, de tal manera que permita la toma de decisiones y la acción inmediata que hace falta.